Opinión

Doña Bárbara tiene aún mucho por decir, y allí radica su condición de obra clásica. Cada vez que un lector pasa sus ojos por las líneas de un libro, en ese instante reelabora la obra que ha abandonado el primer autor.
Todos coinciden, los analistas y ciudadanos, sobre la imposibilidad del gobierno de poder continuar con semejante “tronera” en su estructura de responsabilidades y funciones.
El Día de las Madres también es el Día de las Comadres, y este país, en emergencia humanitaria compleja, complejísima, necesita de todas ustedes.
Las actuales generaciones de ingenieros agrónomos tenemos el inapelable compromiso de asumir el liderazgo en el diseño de las políticas que regirán los destinos del sector agropecuario venezolano.
No hay vuelta atrás. Eso lo temen los que tienen motivos para ello. Por eso se aferran al poder, a costa de sacrificar al conjunto de Venezuela. Pero les llegará su hora. La hora de la liberación de la patria.

Template by JoomlaShine