El organismo indica que la inflación será de 10 millones por ciento, mientras que el desempleo escalará a 44,3% en 2019 y a 47,9% en 2020.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El Fondo Monetario Internacional actualizó este martes su informe de perspectivas mundiales, confirmando en el caso venezolano un mayor retroceso de la economía que estiman se contraerá un cuarto en 2019 y 10% en 2020, el mayor repliegue en las Américas, en donde solo Puerto Rico, Argentina y Ecuador muestran números negativos.

Luego de una aceleración del crecimiento mundial en los dos años previos, el FMI observa que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, las tensiones macroeconómicas en Argentina y Turquía, los trastornos en la industria automotriz en Alemania, el endurecimiento de las políticas de crédito en China y la contracción de las condiciones financieras en las economías avanzadas más grandes han contribuido a un debilitamiento de la expansión mundial.

Con este contexto, el crecimiento mundial que se ubicó en 4% en 2017 y bajó a 3,6% en 2018, continuará esa tendencia a 3,3% en 2019, en medio de perspectivas muy duras para muchos países, señalan. “Este es un año delicado para la economía mundial”, indica el FMI en la introducción del informe.

En América Latina y el Caribe, el organismo estima que el crecimiento saltará de 1% en 2018 a 1,4% en 2019 y 2,4% en 2020, pero las perspectivas en la región no son uniformes.


Las proyecciones para Venezuela son las más negativas en el continente americano
       

Mientras que en Brasil se proyecta una expansión del crecimiento de 2,1% en 2019; en Argentina, un repliegue desacelerado de 1,2%; en Ecuador, una contracción de 0,5% y en Colombia, Chile, Perú, Bolivia y Paraguay un crecimiento superior al 3,4%, el panorama de Venezuela es de mayor contracción respecto a los años previos.

“Se prevé que la economía de Venezuela se contraiga en un cuarto en 2019 y otro 10% en 2020, un colapso mayor que el proyectado en el informe de octubre de 2018 y que impone un freno considerable al crecimiento proyectado para la región y para el grupo de economías de mercados emergentes y en desarrollo en ambos años”, indica el FMI.

El organismo proyecta, a la par, que los precios al consumidor repuntarán 10 millones por ciento en 2019 y 2020; mientras que el desempleo subirá a 44,3% en 2019 y a 47,9% en 2020, afectando a casi la mitad de la población económicamente activa.

La inestabilidad económica en Venezuela, caracterizada por un repliegue productivo sin precedentes y una hiperinflación que no cesa, es uno de los principales problemas en la actualidad en la nación exportadora de petróleo, aunque en niveles cada vez más bajos. Es una de las causas de la histórica migración de venezolanos a otras naciones y de la turbulencia política en la que un grueso de la población demanda un cambio de gobierno y elecciones libres y transparentes.

Con un panorama que apunta al debilitamiento económico mundial, el FMI recalcó que es imperativo evitar errores costosos. Las autoridades deben cooperar para evitar que la incertidumbre que rodea a las políticas enfríe la inversión, señala el organismo, que añade que la política fiscal “deberá encontrar un equilibrio entre respaldar la demanda y mantener la deuda pública encauzada por una senda sostenible, y la combinación óptima de estas medidas dependerá de las circunstancias de cada país”.

Destacan además que las políticas del sector financiero deben abordar las vulnerabilidades proactivamente, mientras que los países de bajo ingreso que son exportadores de materias primas “deberían diversificar la economía y reorientarse hacia otros sectores dadas las perspectivas poco prometedoras de los precios de las materias primas”.

“La política monetaria debería continuar guiándose por los datos, mantener buenos canales de comunicación y asegurar que las expectativas inflacionarias sigan ancladas”, puntualizan. Son pendientes más que urgentes en el caso de Venezuela.