Sobre la hora, el volante argentino selló el empate a dos tantos con el Napoli y se salvaron de quedar a un paso de la eliminación de la Liga de Campeones.

París.- Un espectacular gol del argentino Ángel Di María en el descuento salvó este miércoles del abismo al Paris Saint-Germain (PSG), que rescató un angustioso empate 2-2 ante el Napoli en el Parque de los Príncipes.

El futbolista del PSG enganchó en el borde del área y conectó un zurdazo al ángulo en el minuto 92 para apagar el incendio en París. Una derrota habría dejado al poderoso club francés cerca de una intolerable eliminación en la primera ronda.

El empate, de todas formas, tampoco es para que los de Thomas Tuchel puedan festejar demasiado, ya que el PSG se encuentra fuera de la zona de clasificación con cuatro puntos en tres jornadas.

La zona tiene como líder con seis puntos al Liverpool, que aplastó este miércoles 4-0 al Estrella Roja en Anfield con un doblete del egipcio Mohamed Salah. El Napoli le sigue con cinco y el equipo serbio cierra con una unidad.

El PSG, en tercera posición, deberá visitar en la próxima jornada el San Paolo y luego recibirá al Liverpool antes de cerrar el Grupo C en campo de Estrella Roja. Un calendario que invita a la máxima cautela.

El empate rescatado por Di María, sin embargo, supone una enorme bocanada de oxígeno para un PSG que sufrió ante un Napoli que mostró todo su aplomo en París.

El equipo conducido por Carlo Ancelotti se adelantó a los 29 minutos con un bonito gol de Lorenzo Insigne, que definió con clase tras una buena asistencia del español José María Callejón a espaldas de la defensa francesa.

El PSG igualó gracias a un gol en contra de Mario Rui al 61', pero el Napoli silenció al Parque de los Príncipes con un tanto de Dries Mertens (77'), quien aprovechó un balón que quedó suelto en el área tras un rebote en Marquinhos.

El tanto sumió al PSG en la desesperación. Neymar tiró entonces del carro, pero fue Di María el que salvó a un equipo que de momento sigue mostrándose más como un conjunto de enormes individualidades que como un colectivo confiable.

Una situación que quedó reflejada con crudeza en una de las primeras acciones del partido, cuando el propio Cavani casi lesiona involuntariamente a Neymar al intentar golpear un balón en el área.

Más allá de que evitó la derrota, el PSG sigue mostrándose frágil cuando debe competir en Europa. Y si quedar fuera de la Champions en octavos de final supuso un fracaso en las últimas temporadas, una eliminación en primera ronda podría desatar un terremoto de consecuencias imprevisibles en el proyecto de los jeques qataríes en el club.