El duelo entre el El griego Giannis Antetokoumpo y el pívot camerunés Joel Embiid favoreció al jugador de Milwuakee que condujo a su equipo para terminar como el mejor de la ronda regular

Los Angeles.-  El griego Giannis Antetokoumpo se impuso al pívot camerunés Joel Embiid en un duelo estelar entre dos de los jugadores más determinantes de la liga y los Milwaukee Bucks vencieron 128-122 a los Philadelphia 76ers, sellando el primer puesto de la NBA al final de la temporada.

Con este triunfo, los Ciervos se sitúan con un balance de 59 victorias y 20 derrotas y son ya inalcanzables para sus rivales del Este y, sobre todo, para los Golden State Warriors, con un 54-24 tras ganar en el último partido de la fecha a Los Angeles Lakers.

Mientras, los Sixers continúan terceros con un récord de 49-30, a dos juegos de los Boston Celtics, cuartos con 47-32.

En las horas previas, Antetokounmpo y Embiid habían encendido su enfrentamiento particular al considerarse ambos como los jugadores más imparables de todo el campeonato. 

El poste, ausente en los últimos encuentros de su equipo por molestias físicas, regresó al quinteto titular y, aunque sus números fueron estratosféricos, se vio superado por su oponente, máximo favorito a hacerse con el premio al MVP.

Embiid terminó con un espectacular triple-doble de 34 puntos, 13 rebotes y 13 asistencias pero los locales se dejaron remontar en los minutos finales cuando saboreaban el triunfo.

Antetokounmpo, por su parte, no echó en falta al base titular del equipo, Eric Bledsoe, expulsado a los tres minutos del comienzo por un altercado con Embiid, y se bastó él solo para vencer a sus rivales con registros de 45 tantos, 13 capturas, seis pases decisivos y cinco tapones.

"Simplemente intenté hacer jugadas e intenté buscar la oportunidad para atacar", dijo el griego tras el choque.

"Ha estado haciéndolo todo por nosotros durante toda la temporada", señaló por su parte Middleton.

El encuentro, igualado hasta el final, se rompió en los últimos minutos, con un parcial de 11-3 definitivo para los visitantes.

"Está siendo un año muy especial. Estoy muy orgulloso de mi equipo", valoró el técnico Mike Budenholzer.

- Sin piedad -

Mientras, en Los Ángeles, los Warriors pasaron por encima de unos Lakers sin LeBron James por 108-90 a pesar del gris partido de Stephen Curry.

El estelar armador de los actuales campeones, que reconoció recientemente que una de las claves de su gran momento de forma es el uso de unas lentes de contacto que le permiten ver mejor, se quedó con solo siete puntos y una serie de 3/14 en el lanzamiento.

Sin embargo, sus compañeros se bastaron para doblegar a los californianos, que aguardan ya el final de la campaña ya que llevan semanas eliminados matemáticamente de la lucha por los playoffs.

Con Curry desconocido, DeMarcus Cousins se fue a los 21 tantos y 10 rebotes y Kevin Durant a los 15 y ocho asistencias para que los Warriors acariciaran el primer puesto del Oeste al mantener una renta de dos juegos con los Denver Nuggets (52-26), a falta de cuatro para el final de la temporada regular.

 

Template by JoomlaShine