Ciudad

En el estacionamiento del Centro Comercial Venezuela y del Colegio San Pablo, desde hace semanas, cunden los mosquitos y zancudos por un problema que ni Hidrobolívar ni la Alcaldía han atendido.
Muchos dejaron de asistir este lunes a sus trabajos por no contar con suficiente combustible. El déficit de transporte público es mayor y los taxis se limitan a rutas cercanas.
Transportistas en Caroní denunciaron que cada día queda inoperativa una unidad. De las 150 operativas se incluyen las ‘perreras” y camiones volteos.
Enfermos del área de traumatología del centro asistencial de Puerto Ordaz protestaron para exigir atención urgente y para denunciar los maltratos por parte de milicianos.
“Solo sabemos que caía una leve lluvia al amanecer y nada, suponemos que fue por eso”, dijo Domingo Fernández, residenciado en la parroquia Dalla Costa, una de las zonas que sufrió la interrupción del suministro eléctrico.
Template by JoomlaShine